“La dieta mediterránea reduce el riesgo cardiovascular, el colesterol, el cáncer de mama, la hipertensión, la arritmia y la retinopatía diabética, además de la depresión”

Miquel Fiol Sala es doctor en Medicina y especialista en Cardiología y Medicina Intensiva. Ha sido es responsable de la Unidad Coronaria y la Unidad de Postoperatorio de Cirugía cardíaca del Hospital Son Espases. Actualmente es director científico del nuevo Instituto de Investigación Sanitaria de Palma de Mallorca (Idispa). Ha publicado 80 artículos en revistas extranjeras y es coautor del primer artículo sobre prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares con dieta mediterránea (Predimed), publicado en la revista New EnglandJournal of Medicine.
Cuando hablamos de dieta mediterránea, ¿de qué productos estamos hablando? 

De productos típicos del Mediterráneo. Todo se fundamenta en verduras, frutas, pan, pescado, e incluso el vino, en ingestas moderadas, es beneficioso para la salud. En cambio, lo menos aconsejable son las carnes rojas, que solo se deberían comer una sola vez a la semana. Hay que ser restrictivos también con los derivados de la leche, que no se deben comer todos los días. Y por supuesto, no tomar carne procesada ni bollería industrial. Además, el concepto de dieta mediterránea incluye el estilo de vida, que es muy importante, y se basa en la siesta, las reuniones familiares, y hacer ejercicio moderado.

¿Por qué causa un impacto tan grande el estudio Predimed? 

Hasta 2003, todos los estudios que se habían hecho de dieta en relación con las enfermedades cardiovasculares eran estudios de prevención secundaria. Es decir, que los pacientes que habían tenido algún problema, como infarto de miocardio, se les recomendaba alguna dieta. Predimed, que empezó en 2003 y se publicó en 2013 en la prestigiosa The New England Journal of Medicine, es el primer estudio de prevención primaria, es decir, en personas sanas y sin antecedentes de problemas cardiovasculares, se mira si una dieta previene la aparición de la primera enfermedad.

El estudio recogió más de 7.000 pacientes en toda España, con un seguimiento de cinco años y medio, y se hicieron dos grupos de dieta mediterránea, uno suplementada con frutos secos y el otro con aceite de oliva, que se comparararon con un grupo control, una dieta baja en grasas que se recomendaba en general por los médicos y las instituciones.

Actualmente se recomienda a los pacientes la dieta mediterránea con frutos secos y aceite de oliva virgen extra, en lugar de una dieta baja en grasas

Al cabo de cinco años y medio de seguimiento, se vio que la dieta mediterránea tenía una incidencia en la disminución de la probabilidad de padecer enfermedades cardiovascular e ictus. Y no solo eso. También previene la prevención de cáncer de mama, de retinopatía diabética -que causa ceguera-, del síndrome metabólico, arritmias, etc.

Esto tuvo un impacto enorme en la comunidad científica internacional, de tal manera que ha supuesto un cambio en la recomedación de los pacientes en Estados Unidos, a quienes ahora se les sugiera seguir la dieta mediterránea.

Además, ha tenido un impacto traslacional y un impacto económico: la producción de aceite se ha disparado, aumentan las exportaciones, solo en Mallorca hay más de 50 productores. El instituto Carlos III, que fue el que promovió y subvencionó con 8 millones el estudio Predimed, nos dijo que ha supuesto un retorno de como mínimo de 1 a 10. Cada euro invertido ha retornado en 10 a la sociedad.

¿En qué consiste la segunda parte de Predimed? 

Ya se ha empezado el estudio Predimed Plus. Ahora se quiere ver si el estilo de vida y el ejercicio mejoran el estado de los pacientes, además de la dieta mediterránea. Tendremos los resultados en 2022. El estudio contará con 6.000 pacientes en toda España, y se formará dos grupos aleatorios, uno solo con dieta mediterránea y otro grupo que además de la dieta mediterránea tendrá que hacer ejercicio y tener un estilo de vida saludable. En Mallorca tendremos 300 pacientes.

¿Qué pueden aportar las Baleares en el sector del turismo de salud en relación con la nutrición y la dieta mediterránea? 

Tenemos hospitales publicos y privados que funcionan muy bien, y se puede atender a los turistas en las mejores condiciones si les ocurre algo, esto es una seguridad básica. Yo intentaría aprovechar los meses de invierno para hacer un programa con la dieta mediterránea. Es decir, un viaje que incluyera comida sana con productos locales y del Mediterráneo, y acompañarlo con charlas para explicar cómo llevar una vida saludable y que visitaran los huertos y los talleres donde se hace el producto local, además de excursiones por la Serra de Tramuntana, donde podrían ver los olivos. Es decir, combinar paisaje, ejercicio, dieta mediterránea, gastronomía y estilo de vida saludable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *